¿Qué derechos demandan las niñas y niños de Chile?

Comparte los #BuenosCambios

El 20 de noviembre de 1989 Naciones Unidas aprobó la Convención de los Derechos del Niño (CDN), tratado internacional que compromete a los estados parte a promover y garantizar los derechos de niñas, niños y adolescentes. En el año 1990, el Estado de Chile también firmó este compromiso por una infancia más plena y feliz. 

A 30 años de la creación de este documento, ¿Cuánto hemos avanzado en la implementación de la Convención en Chile?, ¿tenemos mecanismos efectivos para monitorear el ejercicio de los derechos de niñas, niños y adolescentes?, ¿hemos integrado a la niñez al debate o sigue siendo una conversación de adultos? 

Con el objetivo de dar cuenta de la práctica de los derechos establecidos en la Convención de los Derechos del Niño, el Observatorio de la Niñez y Adolescencia (ONA) definió en su Informe 2016 que la “Autonomía Progresiva” es una de las áreas más críticas en cuanto a disponibilidad de información, ya que busca conocer a través de indicadores el ejercicio efectivo de derechos de niñas, niños y adolescentes. 

El Observatorio Niñez y Adolescencia define como “Autonomía Progresiva” al “fortalecimiento y desarrollo de las capacidad de NNA de, por ejemplo, participar activamente en sus comunidades, en sus colegios o escuelas, de la interacción que ellas y ellos tienen con el Estado y de la necesidad de fortalecer sus capacidades para exigir sus derechos y desarrollar progresivamente su autonomía”.

De este informe, queremos destacar la consulta realizada a NNA a través del Encuentro Nacional “Yo Opino es mi Derecho” y los Diálogos Regionales por la Niñez y Adolescencia: “Un Nuevo Estado para Niñas, Niños y Adolescentes”, dos instancias que buscaron recoger e informar sobre las necesidades más prioritarias para ellas y ellos.

Los derechos que niñas, niños y adolescentes quieren ejercer

1er y 2° nivel de transición y 1°básico

“Si cuando mi mamá está conversando con mi papá me dice que no hable y me envían a mi pieza, pero está bien, porque no la puedo interrumpir cuando ella conversa, pero a veces necesito que me escuche”. (Primero básico, escuela municipal, región de O Higgins) 

Ellas y ellos piden: 

1.- Reconocer las opiniones de las/os niñas/os y su capacidad de tomar decisiones.

2.- Fomentar prácticas de colaboración, ayuda y buen trato entre niñas/os. 

3.- Promover el rol protector y orientador de las personas adultas hacia las/os niñas/os

 

Niñas y niños de 2° a 4° básico

“Los niños somos capaces de hacer muchas cosas aunque seamos pequeños” (Tercero básico, escuela municipal, Región de Antofagasta) 

Ellas y ellos piden:

1.- Potenciar el desarrollo de confianza en sí mismos 

2.- Potenciar su capacidad de tomar decisiones y realizar acciones por sí mismos

3.- Fomentar el rol protector y orientador de las personas adultas hacia niñas y niños

4.- Que se reconozcan sus opiniones

 

Niñas y niños de 5° a 8° básico

“A todos les gusta ir de a poco obteniendo mayores responsabilidades, pero es necesario tener el apoyo de los adultos y la orientación frente al proceso de adquirir mayores responsabilidades”. (Araucanía, Particular subvencionado, Quinto Básico).

Ellas y ellos piden:

1.- Fomentar mayor incidencia de los NNA en las decisiones sobre su vida y la sociedad a la cual pertenecen 

2.- Estimular la confianza y el apoyo de los adultos hacia NNA 

3.- Disponer de mayores grados de libertad para actuar

4.- Generar talleres de formación orientados al fortalecimiento de la autonomía en las familias y NNA 

5.- Mejorar la comunicación entre adultos y NNA 

 

Estudiantes de I a IV medio

“No somos tomados en cuenta, muchas veces no opinamos por miedo a que nos juzguen, nuestras opiniones no son válidas para los adultos porque creen que ellos tienen más experiencia y por eso aseguran tener la razón.” (Mujer, 14 años, Región de Tarapacá)

Ellas y ellos piden: 

1.- Fomentar una mayor incidencia de los NNA en las decisiones sobre su vida y la sociedad a la cual pertenecen 

2.- Valorar y considerar las opiniones de los NNA 

3.- Entregar progresivamente más confianza y responsabilidades a los NNA 

4.- Potenciar el desarrollo de la confianza en sí mismas/os

 

Good Neighbors, reafirma su compromiso por el cumplimiento de los derechos humanos de todas y todos. Creemos que es fundamental la participación de niñas, niños y adolescentes en la construcción de una sociedad más justa, donde exista garantía plena de sus derechos. Han sido 30 años de avances, pero necesitamos que la niñez sea prioridad en la configuración del Nuevo Pacto Social que se gesta hoy en Chile. 

Aprovechemos el impulso que niñas, niños y adolescentes nos han dado las últimas semanas y trabajemos por terminar con la desigualdad que afecta el desarrollo pleno desde la niñez.

Amor, buen trato, educación. Valoración, confianza e incidencia.

Son derechos y no privilegios. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *