Chile a 3 meses del primer contagio de COVID-19

Comparte los #BuenosCambios

El 3 de marzo de 2020, Chile registró el primer caso confirmado de COVID-19 en la ciudad de Talca, Región del Maule. Pasaron pocas semanas para que el brote de Coronavirus, iniciado aproximadamente el 8 de diciembre de 2019 en Wuhan, China, comenzara a propagarse de forma acelerada alrededor del mundo. Como respuesta, el 18 de marzo el presidente Sebastián Piñera declaró “Estado de Catástrofe” por un plazo de 90 días, restringiendo algunas libertades como locomoción y reunión en todo el territorio nacional

Durante las primeras semanas, las autoridades de gobierno llamaron a la calma y a la responsabilidad, reforzando medidas como la higiene personal, el cuidado especial de la población de riesgo (tercera edad, personas con enfermedades preexistentes o con un sistema inmune débil, entre otras.) y la implementación de cuarentenas parciales en distintas comunas de Chile. De esta forma, se buscaba proteger la salud de la población, pero sin paralizar en su totalidad el desarrollo normal de las actividades del país. 

Pese a las medidas, los contagios por COVID-19 en Chile comenzaron a crecer de manera exponencial y con ello, surgieron las preguntas ¿Se están tomando medidas efectivas para enfrentar esta crisis sanitaria?, ¿Se han aplicado en el momento correcto?. ¿Está preparado el sistema de salud para enfrentar esta pandemia?. Si algo no estaba funcionando, era momento de cambiar de estrategia y considerar las que se habían aplicado con éxito en otros países, como por ejemplo, en Corea del Sur. 

Seguir la estrategia exitosa

Hasta hoy, Corea de Sur es uno de los países que mejor ha controlado la pandemia gracias a la aplicación de medidas rápidas y activamente promovidas. Frente a esos resultados, desde Good Neighbors Chile lanzamos la campaña “Por un Chile Protegido Contra el COVID-19”, proponiendo siete medidas urgentes para proteger a la población frente al Coronavirus. 

Estas fueron las siete peticiones dirigidas al Gobierno de Chile: 

1.- Detección Temprana: Incrementar la toma de exámenes de detección de COVID-19. Se debe identificar la mayor cantidad de contagios posibles, realizando al menos 5000 exámenes diarios, con el objetivo de entregar un tratamiento adecuado y controlar el avance del virus. 

2.- Aumento de análisis de muestras: Ampliar la red de laboratorios especializados en el análisis de los exámenes y de esta forma, acelerar la detección rápida del COVID-19. 

3.- Gratuidad en la toma de exámenes: El Estado debe proporcionar la toma de exámenes gratuitos a toda la población.

4.- Seguimiento: Aplicar un protocolo minucioso para el seguimiento de los casos positivos de COVID-19, con el objetivo de resguardar su salud, la de su entorno y detectar zonas seguras para la población. 

5.- Protección del personal de salud: Las trabajadoras y trabajadores del área de la salud son los más expuestos al contagio de COVID-19. Pedimos distribuir y proveer equipamiento de seguridad y protección a todas y todos los funcionarios de la salud a nivel nacional. 

6.- Cuarentena: Considerando el avance del virus, es fundamental extender y decretar cuarentena para resguardar a la población. Ésta debe estar acompañada de una ley laboral que garantice la protección de trabajadoras y trabajadoras. 

7.- Aumento del presupuesto público: Todas las medidas y acciones anteriores requieren una inyección de recursos suficiente que permita dar respuesta adecuada a la emergencia sanitaria generada por el COVID-19. 

Tras dos semanas de campaña, iniciada el 26 de marzo de 2020, más de seis mil personas firmaron esta petición, la que fue enviada al presidente Sebastián Piñera, a las autoridades sanitarias y del Congreso el 6 de abril de 2020. Solamente la Comisión de Salud de la Cámara de Diputados acusó recibo de la petición. Puedes revisar la carta completa aquí.

¿Cómo estamos al día de hoy?

A 3 meses del primer caso de COVID-19 en Chile, según datos del Minsal, el país suma un total de 108.686 contagios en total y 1.188 personas fallecidas, con nuevos máximos diarios sucesivos. Desde que el brote de COVID-19 se inició, la toma de muestras se ha incrementado significativamente, lo que ha contribuido a la detección temprana del virus. Sin embargo, es difícil llevar un conteo exacto por diversas razones, como son los casos asintomáticos y la capacidad de procesamiento de los resultados por parte de los laboratorios.

De acuerdo al Comité Operativo del Minsal, 6.840 funcionarios/as de la salud de han contagiado, lo que representa a más del 7% en Chile desde el inicio de la pandemia. Estas cifras consideran a todos las personas que trabajan en el área de la salud, médicos, enfermeros/as, técnicas/os, auxiliares y administrativos. La mayoría de los casos positivos se encuentran en servicios de la salud pública. Esto ha generado una baja masiva del personal de salud, mientras la cantidad de personas que recurren a las clínicas y centros hospitalarios a causa del COVID-19 sigue aumentando. 

El examen es gratuito para las personas afiliadas a FONASA y se atienden en la red de salud pública. Si deciden atenderse en un recinto de salud privado, deben realizar un copago que va aproximadamente entre los 2 mil y los 6 mil pesos. Para afiliados a una Isapre, el valor máximo del examen es de $14.950. 

El examen consiste en la toma de una muestra de sangre para detectar la presencia de Inmunoglobulina (IgG), el anticuerpo que se produce tras la exposición al virus. 

El confinamiento se ha extendido y hoy hay 38 las comunas que se encuentran en cuarentena obligatoria. Pese a estas medidas, muchas personas siguen transitando por las calles o eluden las normas del toque de queda.

Desde que enviamos nuestra petición al gobierno, algunas medidas han tenido un avance significativo, sin embargo, no se ha logrado aplanar la curva de contagios. En Good Neighbors creemos que todas las medidas aplicadas por la autoridad deben ir acompañadas de acciones responsables de la población y de políticas orientadas a proteger no sólo la salud de las personas, sino también el impacto económico y social que ha generado esta crisis sanitaria en Chile

Como ocurre a menudo, las familias y comunidades en situación de vulnerabilidad son las más afectadas y es necesario que el Estado garantice su protección y abastecimiento de insumos básicos en lo que se extienda el confinamento

Mientras tanto, en Good Neighbors Chile no nos hemos quedado de brazos cruzados. En este mismo período hemos recaudado aportes del público y el sector empresarial por un valor de más de 100 millones de pesos; donamos 70,000 mascarillas de seguridad, que serán entregadas gratuitamente en Pudahuel, El Carmen, Hualañé y Valparaíso, y distribuimos cajas de alimentos e insumos de higiene a más de 600 familias y estamos comenzando una segunda fase en los próximos días.

En Good Neighbors actuamos sabiendo que la solidaridad en acción es la forma más efectiva de generar mejores cambios en la vida de las personas y las comunidades.

Good Neighbors está comprometido con las personas y las comunidades, trabajando en todo el mundo para combatir juntos la pandemia mundial.  Tú también puedes ser parte de los #BuenosCambios ayudando a una familia a enfrentar esta crisis sanitaria. Conoce y dona en nuestra campaña aquí: https://goodneighbors.cl/covid19

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *