Carta del Director

Devolver la solidaridad es una obligación moral de Chile

Sergio Laurenti

Sergio Laurenti

Director Ejecutivo de GN Chile

Cuando desde Good Neighbors proponemos buenos cambios para un mejor futuro, hablamos principalmente de poner la mirada y la acción en los derechos humanos, especialmente en los derechos de niñas, niños y adolescentes. Los hechos ocurridos en Iquique vulneraron los derechos de personas en situación de riesgo social, atentando contra su dignidad e integridad personal. Instamos al Gobierno de Chile a hacer lo necesario para proteger a todas las personas.

Los hechos graves que ocurrieron el 25 de septiembre en Iquique muestran una vez más que el Gobierno debe hacer lo necesario para proteger a todas las personas migrantes -residentes o no- y en particular la integridad y dignidad de niñas, niños y adolescentes.

La situación de las personas desplazadas y migrantes no es de fácil solución. Por ello, Chile no debe dejar espacio para que las expresiones de odio y exclusión primen sobre las obligaciones establecidas en los instrumentos internacionales que ha firmado. Las autoridades deben asegurar que los derechos humanos sean garantizados y proveer las condiciones mínimas de salvaguarda de las necesidades básicas de los miles de personas que, empujadas por la violencia y la desesperación, cruzan las fronteras buscando mejorar sus vidas.

Aceptemos que es una obligación moral devolver aquella solidaridad para quienes buscan en el país un asilo contra la opresión.

En los últimos años la crisis ha empeorado dada la lenta acción de los Gobiernos de turno y a partir de la retórica inflamada de quienes sólo ven los riesgos e inconveniencia que se atribuyen a quienes llegan a Chile. Que recordemos cuando cientos de miles de chilenos y chilenas debieron huir al exilio frente a las violaciones de derechos humanos de la dictadura y aceptemos que es una obligación moral devolver aquella solidaridad para quienes buscan en el país un asilo contra la opresión.

Good Neighbors Chile es una de las muchas entidades de la sociedad civil que brinda ayuda y una acogida generosa a niñas, niños y adolescentes -en muchos casos migrantes- por lo que hace campañas, recauda fondos y aboga por mayores oportunidades para seguir haciéndolo en el futuro.

Sobre Sergio Laurenti

Comunicador social. Ha trabajado la mayor parte de su vida en organizaciones de la sociedad civil en Argentina, Chile y el Reino Unido. Tiene mucho interés en temas de derechos humanos, solidaridad internacional y el desarrollo comunitario. Dirige Good Neighbors Chile desde enero 2018, cree que el cambio social es posible y busca activar un trabajo comprometido con las comunidades y actores locales.

También te puede interesar

Devolver la solidaridad es una obligación moral de Chile

La Solidaridad no solo se agradece: se retribuye